God bless America

24 noviembre 2009

Ayer estuve escuchando un réquiem  durante más de una hora,  después tuve la suerte de conocer a su autor. Fue durante una celebración religiosa desconocida hasta entonces para mí a la que fui invitado por una amiga que canta en su coro. La Nueva Iglesia Reformista de Ann Arbor, independiente pero influenciada por la Iglesia Presbiteriana.

EEUU es una gran excepción frente al incremento de la laicidad en los países desarrollados. Aquí no hay predominio del catolicismo, pero casi todo el mundo cree en Dios y se lo toma en serio aunque a su manera. Ann Arbor tiene más de 30 iglesias diferentes; la universidad está al margen de todo esto. Ninguna de las religiones es mayoritaria, ni siquiera las más antiguas, judaísmo, islam, etc. que también están presentes en la ciudad. Muchos de los que viven aquí son protestantes en sus múltiples vertientes. Se hace difícil escuchar a alguien que te cuenta en qué cree y no haber oído nunca ni siquiera el nombre de esa iglesia.

Esta diversidad hace que las distintas creencias se respeten y colaboren unas con otras para organizar eventos o repartir tareas de ayuda a los más necesitados. Incluso hay un grupo ecuménico que comenta las ideas comunes de las distintas religiones e incluso se reúnen para asistir a distintas celebraciones religiosas. Y es que es difícil respetar otras ideas sin conocerlas aunque sea un poco. Foto: Iglesia de Cristo Científico, en Ann Arbor.

Anuncios

Psicosis colectiva, la sucia verdad

20 noviembre 2009

A nadie se le escapa que con la llegada de los fríos de invierno es más fácil coger un resfriado o una gripe. Debido a la repercusión en los medios de comunicación y las posibles consecuencias el temor a contagiarse de la gripe A es mayor. La enfermedad está ahí, entre nosotros; y esto unido al miedo crea una pequeña y silenciosa psicosis colectiva. La gente, aunque prefiere no hablar del tema, empieza a tomar precauciones o a cambiar levemente su comportamiento.

Esto me hace recordar películas como I am legend, en el que un científico intenta encontrar una vacuna porque la gran mayoría de la población está infectada de una grave enfermedad.  Calles desiertas, psicosis y violencia por conseguir una vacuna, miedo y caos. Eso es ciencia ficción, Hollywood, pero estas ideas ya no nos parecen tan inverosímiles. No quiero imaginarme que sucedería en algunos lugares si la enfermedad fuese más peligrosa, estuviese más extendida o hubiese vacunas limitadas.

La sucia verdad es que la probabilidad de contagiarse aumenta si no se mantienen unas normas básicas de higiene. Por eso las autoridades recomiendan lavarse las manos, taparse con un pañuelo al estornudar, etc. Estas precauciones deben tenerse especialmente en cuenta  en lugares con mucha gente, si bien hay quien prefiere evitar esos lugares directamente. Parece que es mejor cuidarse y no alarmarse.


Jóvenes en sus puestos

14 noviembre 2009

La facultad de Psicología es un edificio complejo en el que es fácil perderse. Sin embargo tiene un gran patio central donde la gente lee, habla, come, trabaja, espera, … como un Starbucks pero sin café.  Esta vez  está lleno de estudiantes donando sangre con la ayuda de muchos jóvenes  voluntarios de Cruz Roja, me siento junto a ellos mientras espero a unos compañeros. Podría sorprender la soltura con la que los voluntarios, con una media de edad de unos 20 años, saben organizar a los donantes, ayudar a rellenar los formularios etc. Sin embargo en esta ciudad-universitaria llamada Ann Arbor es bastante común.

Esta  gente joven está al frente de algunos servicios para estudiantes como son la biblioteca o el gimnasio, así como la innumerable lista de asociaciones deportivas y de todo tipo. Muchas veces hay alguna persona mayor supervisando, pero lo normal es ser atendido por jóvenes siempre sonrientes y educados (Have a nice day!). Desde luego que no es el trabajo de su vida, pero consiguen ayudar a costear sus estudios y sobre todo adquieren experiencia que le puede venir muy bien dentro de unos años.

Así pues gente de 25 años consigue que su curriculum esté lleno de trabajos que, si bien son a tiempo parcial, les hace haber pasado por no menos de 3 trabajos diferentes. Casi siempre son servicios de cara al público incluso en otros idiomas. Quien mejor que otro estudiante para explicar cómo encontrar un libro, o cómo llegar bien al International Center, que película coger si la que pides no está, etc.  Me alegra ver a esta gente haciendo su trabajo bien, aprendiendo, en sus puestos. Foto:  Askwith Media library, con más de 25000 DVDs de préstamo gratuito para universitarios.

Media library


Malditos roedores

7 noviembre 2009

Al salir de casa se te acercan con curiosidad, se pasan el día correteando de aquí para allá y están por toda la ciudad. Son ardillas aunque son distintas a las europeas: hay varios tipos, aquí a la grande le llaman squirrel, a la pequeña chip (del tamaño de un ratón).

Reconozco que cuando llegué el primer día y las vi resultan entrañables. Están entre la gente. Parece que dan alegría y recuerdan que aunque estemos rodeados de edificios, también hay numerosos árboles y parques en el entorno. Se dice que hace años una ardilla podía cruzar la península Ibérica de norte a sur sin bajar de los árboles. Sin embargo tengo la impresión de que mientras España muestra un aspecto semidesértico, en EEUU todavía quedan muchas zonas con mucha vegetación y no tan explotadas por el hombre.

Siguiendo con las ardillas, con el tiempo no resultan tan agradables. Reconozco que a veces me he parado a observarlas y hacerme amigo de ellas, casi se dejan tocar si las llamas con la mano.  Pero lo malo es cuando va uno andando o corriendo y se te ponen delante, o te tiran frutos secos desde los árboles o te asustan al moverse desde los arbustos. Aunque para sorpresa la de ayer cuando iba corriendo por el campus norte y me encontré en medio de mi camino a tres ciervos pastando,  no se espantaron lo más mínimo, lástima que no llevara la cámara para hacerles una foto. También hay una asociación de estudiantes en defensa de la ardilla (Squirrel Club), como no.

squirrels