Imágenes grabadas a fuego

26 julio 2010

Recuerdo que una vez cuando era un niño no muy pequeño vi de cerca la imagen que va después de un accidente de tráfico grave. Fue una imagen muy desagradable que consiguió asombrosamente quitarme el apetito y el sueño esa noche. Con el tiempo se me fue olvidando aunque esa imagen había dejado una huella en mí para siempre.

Lo mismo ocurre con otras imágenes, escenas o comentarios fuertes. A pesar de que no queramos retenerlo en la memoria, ciertos actos violentos, películas de terror… vividos de cerca son tan intensos que nos marcan “a fuego”. Me atrevería a decir que modifican físicamente e irreparablemente lo que ocurre en nuestro cerebro.

A corto plazo una solución viable parece que sería evitar estas imágenes o  evitar que ocurran (precaución, prevención, ayuda, … ). A largo plazo quizás deberíamos aprender a vivir con ellas, a que no nos afecten tanto. Al fin y al cabo la muerte, el miedo, la violencia, etc. van a estar siempre ahí pasando junto a nosotros y golpeándonos de vez en cuando.


El don del pulpo Paul

14 julio 2010

Paul es el famoso pulpo adivino del acuario de Oberhausen en Alemania. En concreto ha acertado el ganador de los 5 partidos de Alemania más la final y 3er y 4º puesto del Mundial de Fútbol. El hecho es que este animal ha acertado un total de 7 aciertos sobre 7 predicciones. He calculado la probabilidad de que aleatoriamente se pueda acertar en 7 ocasiones seguidas y es un 0,78125%, es decir menos de un 1% de probabilidad. Así pues, parece que Paul tiene un don para la adivinación, de ahí tanta expectación mediática.

Sin embargo, lo que me llama la atención es que las personas, en su afán por buscar una explicación para todo, crean en el pulpo. Es una capacidad poco racional que tenemos para atribuir responsabilidad a personas, animales o cosas de aquellos hechos que quizá no son fácilmente explicables. Es algo parecido a lo que nos ocurre a menudo con pequeñas manías como el uso de algunos amuletos (un boli para aprobar un examen, una camiseta para ganar un partido) cuando tendemos a creer que éstos tienen poderes.

El pulpo Paul no volverá a predecir ningún Mundial ni Eurocopa porque es difícil que llegue con vida (su esperanza de vida de este molusco cefalópodo es de 2-3 años). Como dijo el jugador de la Selección Española Marchena, “es un pulpo” y sus aciertos serán casualidad o lo que sea. Lo más sorprendente es nuestra capacidad para creer en este pulpo. Aunque en el fondo creemos mucho más en el juego de nuestra Selección.


Conversaciones de robots

6 julio 2010

Una llamada de teléfono me mueve de mi sofá. ¿Quién llamará a estas horas de la noche? Descuelgo el teléfono: es un robot. Sí, sí, un robot que me hace unas preguntas acerca de mi conexión telefónica a las que puedo responder pulsando números o diciéndolos en voz alta. Casi instintivamente cuelgo. Sólo faltaba eso, una vez que había desarrollado la capacidad de colgar el teléfono cuando aparecía la voz de cualquier vendedor de telefonía-móvil-internet-tv. Con lo que me había costado aprender a colgar sin ni siquiera decir palabra, ni sentirme mal (pobrecitos vendedores). Todo con tal de evitar ser atrapado por un monólogo comercial disfrazado de conversación en la que repitiendo “sí” unas cuantas veces podía comprometerme a pagar una cuota durante 18 meses.

Colgarle al robot es mucho más fácil, aunque me hubiese gustado mantener una conversación con él. Le hubiese hecho alguna pregunta interesante: ¿Qué tal ve a la Selección Española en el mundial?¿Cómo cree que se puede reducir el paro?. Lástima que todavía no sepa contestar a mis preguntas, o al menos a aquellas que no han sido incorporadas con anterioridad en un catálogo de preguntas  y respuestas por temas. Los robots y ordenadores tienen sus ventajas: velocidad, precisión, sistematicidad, etc. Pero tienen grandes inconvenientes, el principal que no son inteligentes o al menos no tienen la inteligencia humana de momento. Es una lástima, da algo de miedo pero no me importaría contratar a un robot para que conteste y seleccione las llamadas, mails, publicidad etc. que recibo. Un diálogo de robots  intentando convencerse nos haría perder menos el tiempo y la paciencia.