Hasta las narices de cajas y bancos

12 julio 2011

Hoy más que nunca se debate acerca de dónde invierten los fondos las entidades bancarias, qué hacen con sus beneficios etc. etc. Sin embargo en el día a día prefiero fijarme en el servicio que están dando y con el que cada vez estoy menos contento.

Resulta que ayer fui a hacer una transferencia y según me dijo el cajero si no es antes de las 10:30 de la mañana no se puede hacer, eso si no es principios o finales de mes, entonces a ninguna hora del día; increíble. En otra caja me ocurrió que fui a pagar el importe de un cursillo para un amigo y  para hacer un ingreso tuve obligatoriamente que dar mi propio DNI y pagar,  concretamente 40 centimos para “el correo”. ¿Qué broma es esta?

Esto son solo algunos ejemplos pero cada día escucho más barbaridades siempre a favor del banco y en contra de los clientes. Parece que habrá que volver a guardar el dinero debajo del colchón porque encima que tienen mi dinero me dan un servicio cada vez peor y están empezando a tocarme las narices.