Una nube de ceniza muy real

18 abril 2010

Una simple nube de humo que en un primer momento podría parecer inofensiva ha puesto en jaque a todo el sector aéreo y a una gran cantidad de viajeros en toda Europa. No obstante, estamos acostumbrados a que todo vaya tal y como lo planificamos y nos cuesta admitir que hay cosas que la humanidad no puede controlar. Algunas de estas cosas son las llamadas catástrofes naturales contra las cuales lo poco que se puede hacer es estar prevenido.

Esta nube de ceniza, que ha conseguido cerrar todo el espacio aéreo británico por primera vez en la historia, me ha sorprendido y retenido en Londres. Al menos me ha permitido dedicar más tiempo a ver la gran cantidad de lugares de interés que tiene la capital inglesa. Entre estos lugares esta el Natural History Museum y el Science Museum, allí me he dado todavía más cuenta de la cantidad de avances que ha conseguido el hombre a lo largo de la historia, por ejemplo en medicina o en ingeniería.  Y es que lo que realmente nos debería sorprender es que podamos volar a menudo como si tal cosa, y no el hecho de tener que permanecer en tierra.


Insultos democráticos

28 febrero 2010

Hay veces en las que a cambio de conceder un privilegio se recibe un escupitajo o un insulto. Esto parece haber ocurrido últimamente en los procesos de selección de Eurovisión. Todo el mundo quiere parecer democrático y participativo, la televisión pública como ejemplo. Esto conlleva varios riesgos: los “artistas” aupados por plataformas mediáticas como foros de internet, radios, programas de televisión etc., las canciones carecen de calidad artística y además pueden ir en contra del “espíritu de la organización”.

Y el pueblo habló en la preselección de candidatos. Pero este último año parece que se han sobrepasado los límites del mal gusto, por eso TVE intentó poner pegas a algunos de los candidatos elegidos por la gente a través de internet. En el programa emitido en directo los espectadores recibieron insultos de algún concursante: la excusa perfecta para que el año que viene se controle el sistema perdiendo algo de democracia. Sin embargo me da la sensación que todas estas propuestas que hacen mofa e insultan no van contra el público o contra la organización sino contra un festival de Eurovisión que debido a la influencia de los exsatélites soviéticos se ha convertido en una pura pantomima.


Philadelphia

28 diciembre 2009

Dicen que todo empezó aquí en Philadelphia; se refieren a la historia de los Estados Unidos de América. Quizá en Boston también tienen algo que decir sobre los primeros europeos que empezaron a poblar el nuevo continente.  Lo que está claro es que Philadelphia tiene algo más que la mayoría de las “nuevas” ciudades del oeste y medio-oeste de Estados Unidos.

Cada edificio, cada restaurante, teatro, puente, tiene una historia que contar. Callejeando por el centro solo unos pocos rascacielos destacan sobre el horizonte. Es el centro de la ciudad cuyo punto neurálgico es el ayuntamiento que divide el mapa en cuatro cuarteles: zona de tiendas de moda, zona de los museos, china-twon y la zona histórica. Todo ello entre las dos ramas del río Delaware que separa los estados de Pensilvania, Delaware y New Jersey. Qué lástima que el frío no permita tomarse la visita de la ciudad con más calma.

Una de las atracciones es la Independence Hall y la Campana de la Libertad. Foto obligada junto a Benjamin Franklin y junto a la campana. Al fondo de la avenida de los museos se aprecia la majestuosidad del museo de arte de Philadelphia. Interesante para los amantes del arte moderno. Sus escaleras son las que Silvestre Stalone subía una y otra vez interpretando a Rocky Balboa en su entrenamiento. Norteamérica escribe su propia historia con el paso del tiempo y de este modo una estatua recuerda al boxeador brazos en alto junto al museo.


Malditos roedores

7 noviembre 2009

Al salir de casa se te acercan con curiosidad, se pasan el día correteando de aquí para allá y están por toda la ciudad. Son ardillas aunque son distintas a las europeas: hay varios tipos, aquí a la grande le llaman squirrel, a la pequeña chip (del tamaño de un ratón).

Reconozco que cuando llegué el primer día y las vi resultan entrañables. Están entre la gente. Parece que dan alegría y recuerdan que aunque estemos rodeados de edificios, también hay numerosos árboles y parques en el entorno. Se dice que hace años una ardilla podía cruzar la península Ibérica de norte a sur sin bajar de los árboles. Sin embargo tengo la impresión de que mientras España muestra un aspecto semidesértico, en EEUU todavía quedan muchas zonas con mucha vegetación y no tan explotadas por el hombre.

Siguiendo con las ardillas, con el tiempo no resultan tan agradables. Reconozco que a veces me he parado a observarlas y hacerme amigo de ellas, casi se dejan tocar si las llamas con la mano.  Pero lo malo es cuando va uno andando o corriendo y se te ponen delante, o te tiran frutos secos desde los árboles o te asustan al moverse desde los arbustos. Aunque para sorpresa la de ayer cuando iba corriendo por el campus norte y me encontré en medio de mi camino a tres ciervos pastando,  no se espantaron lo más mínimo, lástima que no llevara la cámara para hacerles una foto. También hay una asociación de estudiantes en defensa de la ardilla (Squirrel Club), como no.

squirrels


Happy Halloween!

31 octubre 2009

Parece una fiesta inventada a propósito para los americanos: basada en el sentido del humor , en la falta del sentido del ridículo y con muchos dulces de por medio. Ha llegado Halloween y los niños vienen y van disfrazados diciendo eso de “Trick or treat” (“truco o trato”).

Aquí todo el mundo lo celebra, la gente mayor adorna las casas con calabazas, brujas, fantasmas. También lo hacen en las tiendas. Los universitarios organizan fiestas de disfraces: cualquier disfraz puede parecer terrorífico. Ayer  vi a Supermario, saludé a un Papá Noel desde la ventana de una hamburguesería  y me crucé con una vampira de miedo. No sé si esto es habitual. Lo que está claro es que la gente lo celebra.

La foto de la izquierda es la que ofrecía la web de la universidad ayer; y la de la derecha es la de una empresa que se dedica a hacer laberintos en los campos de maíz para que la gente de aquí (previo pago de entrada) vaya por la noche a intentar encontrar la salida.  ¿A caso algo ambienta o da más juego que halloween?

halloweenis


Mañana en el football

19 octubre 2009

El fútbol americano aquí es como el fútbol-fútbol en España, el deporte que más seguidores tiene con diferencia y que eclipsa a todos los demás. Este fin de semana tuve la suerte de asistir al partido de liga Michigan vs. Delaware State University . Se agradece que jueguen a mediodía, aquí ya hace frío siempre. El rival era bastante flojo, en la mitad del partido Michigan ganaba 48-0. Por eso los tickets en la reventa estaban casi regalados y solo fueron a ver el partido 106.000 personas, casi lleno.

El juego tiene algunos aspectos interesantes, la velocidad y la fuerza tienen más valor que en el soccer, si bien se hace más aburrido porque el partido se va interrumpiendo continuamente (esto para los anuncios de la tele viene genial, el presidente del Real Madrid seguro que lo sabe).  Al margen del juego con sus pros y contras lo mejor de todo es la pasión con la que la gente vive el partido, empezando por el grandioso estadio, las masas de gente que se agolpa a la entrada y sobre todo el show que se monta antes y durante el partido.

Animadoras, orquestas con cientos de músicos, majorettes, homenajes a antiguos jugadores y al equipo de waterpolo,  juegos típicamente americanos sobre el nombre del equipo y el famoso lema “Go Blue”, en referencia al color azul de la camiseta, etc. Los aficionados del Barça y del Madrid son bastante moderados en comparación con estos. Todavía siguen sonando en mi cabeza los temas de Michael Jackson y otras canciones pegadizas que una y otra vez gritaban para animar al equipo. “GO BLUE”

michigan stadium


El retiro y las barcas

1 octubre 2009

Al norte del estado de Michigan se encuentra el campamento propiedad de la Iglesia del Buen Pastor (una de las más de 30 religiones de Ann Arbor). Aunque se hace difícil pensar en algo similar en España, diremos que es un área extensa en medio de la naturaleza donde hay unas cabañas junto a un lago. Es lugar que solo es posible encontrar una vez que uno se ha perdido entre árboles, sendas y lagos.

Recientemente tuve la suerte de disfrutar de este espacio en lo que llaman un retiro (retreat). Realmente es un lugar tranquilo, con una gran pradera rodeada por árboles centenarios. Un señor llamado Jeff cuida de que todo esté en orden desde el balcón de la cabaña más alta. Sólo necesita un tractor-quad, un gran tazón con café y un par de gritos con acento americano.

Un lugar para recordar juegos típicos de los campamentos y conocer algunos nuevos. Para hacer una caminata y tumbarse a la sombra mientras otros se entretienen con una pelota (aquí de futbol americano y con la mano). También para hacer un fuego en la noche, asar algo para cenar y sentarse en circulo para escuchar en silencio leyendas de las tribus indígenas americanas.

Pero sin duda lo que más llama la atención es el lago con sus barcas o canoas. Muy útiles para pasear sobre el agua, acercarse a patos y cisnes y hacer carreras para ver quien llega antes al embarcadero. Aunque no es el parque del Retiro de Madrid con sus barcas, sí que es un lugar perfecto para aprovechar los últimos días de calor.

retreat-lake