En casa y con buena cara

9 enero 2010

Hace ya tiempo que no veía tan mal tiempo en toda España. La nieve, el hielo, el viento helador parecen aliarse y prácticamente impiden que salgamos de casa en muchas de las nuestras ciudades y pueblos.

Y es que estamos acostumbrados a dominar los elementos y a que nada (ni nadie) se interponga en nuestro camino. Tenemos que poder estar en otro país un día concreto de enero, tenemos que poder coger el coche, tenemos que poder salir a hacer la compra. Pero esto no es así, cuando las condiciones no lo permiten no queda más remedio que armarse de paciencia,  quedarse en casa y olvidarse de salir.

Pero yendo un poco más lejos no se está tan mal en casa, se está calentito se oye incluso cuando el viento sopla por la ventana o el agua cae sobre el techo y la terraza. Y mientras tanto uno está viendo la tele, leyendo o cenando tranquilamente. No poder hacer lo que hayamos planificado no significa que tengamos que enfadarnos o resignarnos. Ya sabemos que “Al mal tiempo…

Foto: Coche envuelto en la nieve en un pueblo de Teruel.