Un día cualquiera

4 septiembre 2009

Un día cualquiera en Estados Unidos podemos encontrarnos imágenes como esta. No es una foto de alguien en concreto (tendría que pedir permiso para tomarla), sino de cualquier persona, de la gente en general.

Copia de P1010081

 

Iba yo caminando cerca de la facultad cuando oí una mezcla de sonidos desafinados, como una banda de música preparándose para empezar a tocar. Me acerqué un poco, al parecer tenían un ensayo de músicos al aire libre, ya había visto esto unos días antes en otro lugar. Ahí estaban todos con sus cajas, sus oboes, fagots, etc. Lo curioso es que al estar en una especie de pistas deportivas, también en el mismo lugar se encuentran unas animadoras (¿de qué?, supongo que animadoras de afición en general) con sus banderas, también ensayando para que todo salga a la perfección. A la izquierda también hay personas practicando algún deporte, aunque tenían porterías dudo mucho que se trate de fútbol (de soccer, quiero decir). Todo esto coronado por la bandera de EEUU, sobre los árboles y, al fondo,  la siempre presente M en azul y amarillo (esta pertenece al estadio, pero de esto ya hablaré otro día).

En fin, un día cualquiera.


Ann Arbor = Universidad de Michigan

31 agosto 2009

Una universidad dentro de una ciudad o una ciudad dentro de una universidad. Ann Arbor tiene poco más de cien mil habitantes, de los cuales cuarenta mil son estudiantes. Si también tenemos en cuenta la cantidad de profesores, investigadores y demás personal universitario, así como los trabajos indirectos que generan (restaurantes, tiendas, alojamientos), quizá sumen más de cien mil.

La simbiosis de ciudad y universidad no solo está en sus pobladores. Todo en mayor o menor medida está conectado con la institución educativa que tiene mucho que ver con los tipos de servicios y espacios de ocio, el desarrollo de zonas residenciales o la planificación de los días festivos. Incluso, al ser una institución pública tiene otorgados ciertos poderes estatales para controlar algunos temas que afectan a sus estudiantes, ¿increíble verdad?

Ann Arbor-University of Michigan se ajustan a la perfección una a la otra y viceversa; será porque la ciudad fue fundada solo 13 años antes de que se decidiera trasladar hasta allí  algunas de las facultades en 1837. El sector privado no se queda al margen. Por ejemplo, las entidades bancarias (recomendadas al recibir el carnet universitario) hacen ofertas especiales durante los meses de bienvenida a estudiantes, y ofrecen camisetas y sudaderas con el logo de la Universidad de Michigan (la omnipresente M en azul y amarillo).  El estadio de futbol (americano por supuesto) también es de la Universidad, el hospital universitario y algunas nuevas fábricas al norte vinculadas a la facultad de ingeniería. Eso sí, ni una residencia de ancianos, solo un 5% de población mayor de 65 años, en lugar del 22% que tiene Aragón.

m-logo