Mitos filológicos

28 mayo 2010

Hace poco tiempo, tuve la suerte de entender un poco mejor la forma de pensar de los filólogos. No es que sean bichos raros, cada uno tenemos una forma de pensar dependiendo de la familia, los estudios, el grupo de amigos etc. Los filólogos piensan y creen en el lenguaje, y es que realmente es importantísimo. Otra de las cosas que me llamó la atención es que conocen y viven algunas cosas que hoy en día vamos perdiendo: como por ejemplo los mitos.

La mayoría de los mitos tienen miles de años y tienen un significado más allá de la mera interpretación de una historia narrativa. Sin embargo el paso del tiempo, las religiones y el mundo real (científico y tangible) han llevado a los mitos casi al olvido. También otro tipo de leyendas de zonas específicas de nuestro país que habían pasado de generación en generación comienzan a ser ignoradas por ser consideradas poco valiosas. Pero no deberíamos dar de lado tan fácilmente a estas historias que han sobrevivido al paso de los siglos y han influido directa o indirectamente en las vidas de nuestros antecesores.

Quizá deberíamos pensar un poco más como los filólogos y darle la importancia que se merecen a estos asuntos que la sociedad basada en el desarrollo y el bienestar deja arrinconados en el fondo de la memoria.

Anuncios

Una alfombra de billetes de 500€

14 mayo 2010

La situación económica de nuestro país y del mundo entero está haciendo que últimamente oigamos en las noticias cantidades de dinero difícilmente imaginables. Por ejemplo 750.000.000.000€ (setecientos cincuenta mil millones de euros) es la capacidad de dinero que puede movilizar este cortafuegos llamado Mecanismo de Estabilización Europeo para evitar la caída de los países más débiles económicamente. Teniendo en cuenta que la población de la UE es de unos 500.000.000 de habitantes, esto sería equivalente a que se pueda disponer de 1.500€ de cada europeo (alemanes, rumanos, españoles, eslovenos,… niños, mayores, discapacitados,… es decir: de todos y cada uno de nosotros).

También habría que conocer lo que representa una reducción  o una congelación de un salario. Quizá la reducción sea más visible porque además de no subir se deja de ganar algo que antes se ganaba, en un sueldo de 1200€, un 5% significaría 60€ mensuales menos directamente más lo que creamos que debería de subir un sueldo al año.

Todo ello me hace pensar que a pesar de que sean medidas muy necesarias, creo que a nadie le gusta cobrar menos o a que se tomen decisiones tan drásticas de un día para otro en lo que respecto a un dinero común. Da la sensación de que se están usando billetes de 500€, nuestros billetes, para tapar un agujero profundo que viene de atrás y esperemos que no dure mucho más.  Al menos las locas subidas y bajadas del IBEX en la bolsa no afectan directamente al dinero de todos.

Por favor, ¡que empiece pronto el Mundial y acabe esta pesadilla!


Los ingleses y el mundo al revés

3 mayo 2010

¿Qué pasaría si hubiésemos aprendido que los Pirineos están al sur de la península Ibérica y Andalucía en el norte? ¿Qué pasaría si las autoescuelas enseñaran que hay que parar cuando el semáforo está en verde y pasar cuando está en rojo? Seguramente no pasaría nada.

Lo que sucede es que hemos aprendido bien un gran número de normas y costumbres a las que damos validez universal aunque también podrían ser válidas si fuesen totalmente al contrario. Por ejemplo: paramos cuando el semáforo está en rojo, movemos la cabeza de arriba abajo para asentir algo, o nos ponemos corbata si la ocasión lo merece. Estos comportamientos tienen su propia explicación histórica aunque seguramente serían otros bien distintos si hubiesen evolucionado de otra manera. Lo que está claro es que aunque parecen carecer de toda lógica, nos sirven para entendernos y hacer que todo funcione. Los países del sur podrían ser los países del norte y dibujarse en la parte de arriba del mapa y nada cambiaría.

A veces cuando viajamos a otros lugares o conocemos otras culturas nos sorprendemos de que la gente se comporte de otra forma en celebraciones, normas de educación, o en el día a día etc. Los británicos, y todos los países influenciados por su imperio, han sido unos maestros en esto de ser diferente al resto: conducen por la izquierda, tienen su propio sistema de medidas, etc. lo que provoca un despiste (y cierto cabreo) para los que somos ajenos a estos sistemas; además de un “coste de conversión”, malentendidos, accidentes,… Sin embargo podemos preguntarnos ¿y qué razón tienen para cambiar estas normas y parecerse al resto de Europa o del mundo, si son tan válidas como las que nosotros hemos aprendido?