Andando bajo la lluvia

30 septiembre 2010

Andando, corriendo, en bici, salir a la calle significa mojarse en estos países cerca del Atlántico casi todos los días. Despertarse por la mañana y ver otro día gris no es nada agradable, ya no porque afecte al estado de ánimo sino porque salir de casa significa estar mojado.

Suele ser una lluvia finita de esta que hace absurdo ir con paraguas aunque al cabo del rato se va calando. Normalmente con llevar alguna cazadora o paraguas suele ser suficiente para protegerse. También está la opción de los chubasqueros de estos que parece que va uno disfrazado con bolsas de basura, muy común por aquí. Si hace viento o cae un poco más fuerte no hay solución posible, uno acaba chipiado.

La lluvia es buenísima para algunos cultivos que se dan en Holanda como el de flores y también permite que algunos animales puedan estar al aire libre y no les falte hierba de comer. Sin embargo también conlleva otros problemas como el de humedades, hongos y demás palabras que no logro entender en holandés pero que se refieren a problemas asociados al clima húmedo.

Lo peor de todo esto es que ante la frecuencia de días lluviosos uno acaba por acostumbrarse y dejar que le caiga la lluvia. Eso sí, ya que no se puede hacer nada, hay que intentar llevarlo con buen humor.

Anuncios

Productos verdes y comida verde

21 septiembre 2010

En Eindhoven el supermercado que tengo más cerca es un supermercado ecológico. Allí me he dado cuenta de que todo, leche ecológica, pan ecológico, papel higiénico ecológico. Aunque no sé exactamente cuál ha sido su proceso de producción supongo que no contiene ningún pesticida ni herbicida y que ha sido elaborado dañando lo mínimo posible al medio ambiente. A parte de ser algo más caro, en algunos productos se nota que el sabor o la “calidad” no son los mismos; otros sin embargo son buenísimos.

Aquí es fácil encontrar este tipo de supermercados, el holandés medio tiene un estilo de vida en el que estos productos verdes son altamente valorados.

También es muy común aquí ser vegetariano. Muchos no son vegetarianos estrictos, pero estoy convencido de que se consume mucha menos carne que en España o en EE.UU. Se puede ver como es fácil encontrar menús vegetarianos de verdad y no tan fácil encontrar un buen chuletón.

Según me comentan, comer más vegetales es bueno para la salud, para la economía (es más eficiente productivamente y más barato para el bolsillo) y para el medio ambiente. Además la razón principal es ¿tu si fueses un ternero, te gustaría que te comiesen? La verdad es que no sé, seguramente no, aunque si fuese pez igual no me importaba tanto, no lo sé.


1ª lección: Países Bajos no es Holanda

17 septiembre 2010

Estamos acostumbrados a decir Holanda, es más sencillo, nos entiende todo el mundo y se usa de forma similar a otros países. Por ejemplo “La final del mundial fue España-Holanda”. Sin embargo la denominación oficial es Países Bajos y no Holanda, si bien algunos países no tienen traducción para Países Bajos (originalmente Nederland que significa literalmente “tierra baja” por eso de que la mitad del país está a 7 metros bajo el nivel del mar).

Holanda Septentrional y Holanda Meridional son meramente dos provincias situadas al oeste de Paises Bajos. Son las más pobladas y donde se encuentra la capital, Amsterdam. También es verdad que el término Holanda se utiliza como símbolo nacional y tradicional. De hecho en hace siglos se llamó Reino de Holanda y es fácil encontrar expresiones como Welcome to Holland!! o también Holland Gouda Cheese.

Así pues, aunque Holanda no es Países Bajos tampoco pasa nada si alguna vez decimos Holanda en lugar de Países Bajos. Eso sí hay que evitar decirlo delante de los holandeses, neerlandeses o cómo se llamen.


Eindhoven, ciudad de la tecnología

8 septiembre 2010

Eindhoven parece una ciudad diseñada para la tecnología. Hace siglo y medio era una ciudad más bien pequeña que intentaba aprovechar su localización entre Alemania y Francia para vivir del comercio. Sin embargo ahora es una ciudad dinámica, centrada en la innovación y el crecimiento basado en la tecnología con más de 200.000 habitantes.

Hace poco más de cien años que los hermanos Philips fundaron la compañía que lleva su nombre y a partir de ahí otras empresas punteras en la tecnología de la época también se instalaron en la ciudad holandesa. La Segunda Guerra Mundial destruyó prácticamente toda la ciudad, pero la vertiente ingeniera surgió con más fuerza tras la guerra.

La tasa de paro en los Países Bajos es de apenas un 5% pero estoy seguro de que en Eindhoven es todavía más baja. Muchos trabajadores (también desde España) llegaron aquí para trabajar en estas empresas. También otras instituciones se han basado en la tecnología para diferenciarse. Por eso la universidad se llama Technische Universiteit Eindhoven (Universidad de la Tecnología de Eindhoven). Quizá porque es una ciudad joven, otra seña de identidad es el deporte, pero este y otros temas lo dejamos para otro capítulo.