Imágenes grabadas a fuego

26 julio 2010

Recuerdo que una vez cuando era un niño no muy pequeño vi de cerca la imagen que va después de un accidente de tráfico grave. Fue una imagen muy desagradable que consiguió asombrosamente quitarme el apetito y el sueño esa noche. Con el tiempo se me fue olvidando aunque esa imagen había dejado una huella en mí para siempre.

Lo mismo ocurre con otras imágenes, escenas o comentarios fuertes. A pesar de que no queramos retenerlo en la memoria, ciertos actos violentos, películas de terror… vividos de cerca son tan intensos que nos marcan “a fuego”. Me atrevería a decir que modifican físicamente e irreparablemente lo que ocurre en nuestro cerebro.

A corto plazo una solución viable parece que sería evitar estas imágenes o  evitar que ocurran (precaución, prevención, ayuda, … ). A largo plazo quizás deberíamos aprender a vivir con ellas, a que no nos afecten tanto. Al fin y al cabo la muerte, el miedo, la violencia, etc. van a estar siempre ahí pasando junto a nosotros y golpeándonos de vez en cuando.

Anuncios