Mañana en el football

19 octubre 2009

El fútbol americano aquí es como el fútbol-fútbol en España, el deporte que más seguidores tiene con diferencia y que eclipsa a todos los demás. Este fin de semana tuve la suerte de asistir al partido de liga Michigan vs. Delaware State University . Se agradece que jueguen a mediodía, aquí ya hace frío siempre. El rival era bastante flojo, en la mitad del partido Michigan ganaba 48-0. Por eso los tickets en la reventa estaban casi regalados y solo fueron a ver el partido 106.000 personas, casi lleno.

El juego tiene algunos aspectos interesantes, la velocidad y la fuerza tienen más valor que en el soccer, si bien se hace más aburrido porque el partido se va interrumpiendo continuamente (esto para los anuncios de la tele viene genial, el presidente del Real Madrid seguro que lo sabe).  Al margen del juego con sus pros y contras lo mejor de todo es la pasión con la que la gente vive el partido, empezando por el grandioso estadio, las masas de gente que se agolpa a la entrada y sobre todo el show que se monta antes y durante el partido.

Animadoras, orquestas con cientos de músicos, majorettes, homenajes a antiguos jugadores y al equipo de waterpolo,  juegos típicamente americanos sobre el nombre del equipo y el famoso lema “Go Blue”, en referencia al color azul de la camiseta, etc. Los aficionados del Barça y del Madrid son bastante moderados en comparación con estos. Todavía siguen sonando en mi cabeza los temas de Michael Jackson y otras canciones pegadizas que una y otra vez gritaban para animar al equipo. “GO BLUE”

michigan stadium

Anuncios

El retiro y las barcas

1 octubre 2009

Al norte del estado de Michigan se encuentra el campamento propiedad de la Iglesia del Buen Pastor (una de las más de 30 religiones de Ann Arbor). Aunque se hace difícil pensar en algo similar en España, diremos que es un área extensa en medio de la naturaleza donde hay unas cabañas junto a un lago. Es lugar que solo es posible encontrar una vez que uno se ha perdido entre árboles, sendas y lagos.

Recientemente tuve la suerte de disfrutar de este espacio en lo que llaman un retiro (retreat). Realmente es un lugar tranquilo, con una gran pradera rodeada por árboles centenarios. Un señor llamado Jeff cuida de que todo esté en orden desde el balcón de la cabaña más alta. Sólo necesita un tractor-quad, un gran tazón con café y un par de gritos con acento americano.

Un lugar para recordar juegos típicos de los campamentos y conocer algunos nuevos. Para hacer una caminata y tumbarse a la sombra mientras otros se entretienen con una pelota (aquí de futbol americano y con la mano). También para hacer un fuego en la noche, asar algo para cenar y sentarse en circulo para escuchar en silencio leyendas de las tribus indígenas americanas.

Pero sin duda lo que más llama la atención es el lago con sus barcas o canoas. Muy útiles para pasear sobre el agua, acercarse a patos y cisnes y hacer carreras para ver quien llega antes al embarcadero. Aunque no es el parque del Retiro de Madrid con sus barcas, sí que es un lugar perfecto para aprovechar los últimos días de calor.

retreat-lake


Parque Nichols Arboretum

9 septiembre 2009

Uno de los parques más grandes y mejor cuidados de los que he podido contemplar es el Nichols Arboretum. Dicen que pronto dejará de estar tan verde y el suelo empezará a estar lleno de hojas, e incluso nieve. El pasado domingo aprovechando que era un día soleado estuve tomando algunas fotografías.

El parque fue un regalo para la Universidad de Michigan y es la institución educativa la que se encarga de cuidarlo hasta el último detalle. Tiene varias colecciones de árboles, flores y plantas de todo tipo (a veces con etiquetas identificativas). Dentro del mismo se pueden hacer varias rutas dependiendo de los senderos más o menos encosterados y frondosos hasta llegar a Huron River (el río tranquilo y poco profundo que pasa por Ann Arbor).

El parque combina zonas arboladas con praderas y jardines. Un gran número de bancos situados en los lugares idóneos para contemplar una vista del parque, del río… Un lugar excelente para ir a hacer footing o ir a merendar (o de picnic, aquí les encanta) siempre que las ardillas y demás bichos te dejen claro; pero esto ya lo contaré otro día.

N Arboretum


Ann Arbor = Universidad de Michigan

31 agosto 2009

Una universidad dentro de una ciudad o una ciudad dentro de una universidad. Ann Arbor tiene poco más de cien mil habitantes, de los cuales cuarenta mil son estudiantes. Si también tenemos en cuenta la cantidad de profesores, investigadores y demás personal universitario, así como los trabajos indirectos que generan (restaurantes, tiendas, alojamientos), quizá sumen más de cien mil.

La simbiosis de ciudad y universidad no solo está en sus pobladores. Todo en mayor o menor medida está conectado con la institución educativa que tiene mucho que ver con los tipos de servicios y espacios de ocio, el desarrollo de zonas residenciales o la planificación de los días festivos. Incluso, al ser una institución pública tiene otorgados ciertos poderes estatales para controlar algunos temas que afectan a sus estudiantes, ¿increíble verdad?

Ann Arbor-University of Michigan se ajustan a la perfección una a la otra y viceversa; será porque la ciudad fue fundada solo 13 años antes de que se decidiera trasladar hasta allí  algunas de las facultades en 1837. El sector privado no se queda al margen. Por ejemplo, las entidades bancarias (recomendadas al recibir el carnet universitario) hacen ofertas especiales durante los meses de bienvenida a estudiantes, y ofrecen camisetas y sudaderas con el logo de la Universidad de Michigan (la omnipresente M en azul y amarillo).  El estadio de futbol (americano por supuesto) también es de la Universidad, el hospital universitario y algunas nuevas fábricas al norte vinculadas a la facultad de ingeniería. Eso sí, ni una residencia de ancianos, solo un 5% de población mayor de 65 años, en lugar del 22% que tiene Aragón.

m-logo